¿PUEDE SER EL TRABAJO DE LOS SOCIOS CONSIDERARSE APORTACIONES DE CAPITAL EN LAS SOCIEDADES COOPERATIVAS DE ENSEÑANZA?

 

En las sociedades cooperativas de trabajo asociado coinciden muchos factores idóneos para organizar la actividad de enseñanza, en concreto son los ideales del cooperativismo entre los socios-docentes, la forma de gestión colectiva que impregna su funcionamiento, su carácter asambleario, la gestión democrática y sus idearios o valores.

Todos estos factores permitieron su proliferación, extendiendo el cooperativismo como forma social y empresarial, y la constitución de centros de enseñanza como cooperativas, en la mayoría concertados.

Sin embargo, en su constitución,  muchas cooperativas, por desconocimiento de la normativa legal, incurrieron en errores jurídicos y en vicios que han puesto en riesgo la viabilidad de algunas cooperativas.

Afortunadamente cabe aun la opción de buscar soluciones a estos problemas.

Uno de los problemas mas importantes es sin lugar a dudas la constitución del capital social y la forma de interpretar su aportacion y recuperación en su caso.

No debemos de olvidar los principios que emanan de la ley, y del espíritu de este tipo de cooperativas,  en  la constitución de cooperativas de trabajo asociado los socios  aportan capital para ser socios trabajadores, recibir una remuneración por el trabajo y posteriormente, en el supuesto de baja, recuperar su aportacion.

Recordemos  también sobre el capital social que dice la normativa vigente en Murcia.

En la Ley 8/2006 de Soc. Cooperativas de la región de Murcia el capital social  define como art 64 como “El capital social de la sociedad cooperativa estará constituido por las aportaciones, ya sean obligatorias o voluntarias, realizadas al mismo por las distintas clases de socios o asociados”

Mas adelante el  Art 64.4 y art 64.5 define que puede ser considerado como Aportaciones de capital,  las aportaciones de moneda de cuso legal  y además las aportaciones  de otros bienes y derechos susceptibles de valoración económica.

Y es precisamente en este punto donde debemos detenernos, en la posibilidad de aportar no solo dinero sino también bienes ( materiales o inmateriales) susceptibles de valoración económica, o en su caso derechos que también lo sean.

En este caso el legislador esta pensando en derechos de crédito, derechos de propiedad intelectual etc, todos ellos con una posible valoración económica, los cuales serán aportados a la Cooperativa, que pasa a ser su titular, a cambio de la aportacion que se le reconoce al socio.

Como vemos nada dice la ley de que el trabajo pueda ser considerado como aportación, lo cual no ha impedido que en determinadas cooperativas se haya reconocido como bien o derecho susceptible de valoración, en ocasiones con un informe que valoraba ese trabajo, ampliando el capital social o reconociéndolo a nuevos socios.

Esta practica debe considerarse nula, en ningún caso se debe considerar como capital en una Cooperativa de trabajo asociado la labor que puedan desempeñar unos socios o terceros, por mucho que exceda  de las reconocidas administrativamente como docente o personal directivo, puesto que no es un bien ni un derecho valorable económicamente.

Cuestión distinta es la posibilidad de desarrollar una creación mediante el trabajo cooperativo, que concluya en un derecho de propiedad intelectual, el cual puede ser valorado económicamente y aportado, pero en ningún caso el trabajo es capitalizable.

Recordemos que la normativa mercantil si excluye de forma expresa para las sociedades de capital esta posibilidad, en el art 58 del TR de la Ley de Sociedades de Capital al afirmar “ 1. En las sociedades de capital sólo podrán ser objeto de aportación los bienes o derechos patrimoniales susceptibles de valoración económica. 2. En ningún caso podrán ser objeto de aportación el trabajo o los servicios.”

De forma clara y contundente, sobre un caso real de una Cooperativa de enseñanza en Murcia, se ha pronunciado la Audiencia Provincial de Murcia en la Sentencia de la AP Murcia Sección 4ª,  SAP MU 931/2018 – ECLI: ES:APMU:2018:931,  que afirma:

“3.3 En todo caso, y por lo que más adelante diremos, más allá de la ausencia previa de informe del experto, lo más relevante es que esas pretendidas aportaciones no dinerarias vulneran normas esenciales del régimen de las sociedades cooperativas.

Como hemos visto, las aportaciones de los socios al capital social de la cooperativa pueden consistir en «bienes y derechos susceptibles de valoración económica» (de igual modo, art. 45.4 Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas , de ámbito nacional), y como tales no se pueden catalogar los trabajos realizados por los socios promotores para poner en marcha la cooperativa, pues no se puede encuadrar en ninguna de esas categorías.

Así lo confirma el que se utilice una expresión casi idéntica a la contenida en la legislación societaria (actual art 58LSC) en la que es pacífico que no podrán ser objeto de aportación los trabajos o servicios. La remisión del último párrafo del art 64.5 a la Ley de Sociedades Anónimas (hoy LSC) en materia de entrega, saneamiento y transmisión de los riesgos de estas aportaciones no dinerarias pone de relieve la proximidad de ambas regulaciones

De igual modo apunta la doctrina [con apoyo en el art 4 del Reglamento (CE ) nº 1435/2003 del Consejo, de 22 de julio de 2003, relativo al Estatuto de la sociedad cooperativa europea (SCE)] que el capital sólo podrá constituirse con activos susceptibles de valoración económica. Es preciso que se trate de bienes o derechos de naturaleza patrimonial, pues las aportaciones, además de constituir el capital de la cooperativa, conforman su patrimonio

Por otra parte, si acudimos a los distintos criterios utilizados para precisar el carácter patrimonial de un bien o derecho que se infieren de la normativa societaria y de cooperativas (por ejemplo, la posibilidad de su reflejo contable en el balance, de enajenación, la aptitud para ser objeto de apropiación y de negociación, etc.) comprobamos que no son aplicables a los trabajos y gestiones realizados que se pretenden capitalizar.

En definitiva, debemos concluir que la legislación sobre cooperativas, tanto autonómica como nacional, excluye la posibilidad de aportación de trabajo o servicios, ya que no integran el capital social en tanto que no son aportación patrimonial efectiva ni son susceptibles de integrar el patrimonio social.”

 De esta forma queda claro que no se puede capitalizar el trabajo de los socios, debiendo buscar otras formulas para solucionar infra capitalizaciones o desembolsos no reconocidos ya que si  existen soluciones que si tienen amparo legal.

Escribe tu palabra de búsqueda y pulsa Intro para buscar