“PACTA SUNT SERVANDA” VERSUS “REBUS SIC STANTIBUS”

 

En materia de obligaciones, con carácter general rige lo dispuesto en el artículo 1.901 del Código Civil, que determina que “Las obligaciones que nacen de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, y deben cumplirse a tenor de los mismos”. Sobre esa base se erige la locución latina pacta sunt servanda, que se traduce como “lo pactado obliga”. Así, cualquier contrato o acuerdo alcanzado en virtud del principio de libertad de pactos establecido en el artículo 1.255 del Código Civil será vinculante para las partes, deviniendo de obligado cumplimiento.

 

Sin embargo, en Derecho existe también la cláusula rebus sic stantibus; una construcción de carácter doctrinal y con reflejo jurisprudencial en virtud de la cual es posible atenuar o moderar las cláusulas pactadas en un contrato ante la existencia de una circunstancia sobrevenida, imprevisible y de carácter grave, que dificulte o impida el normal cumplimiento de las obligaciones pactadas por las partes. Su uso está pensado, especialmente, para obligaciones de tracto sucesivo o cuya duración se prolongue en el tiempo, como es el caso de contratos de arrendamiento o suministros.

 

Como es evidente, la aplicación de la cláusula rebus sic stantibus y su acogida en vía judicial es de carácter residual y extraordinario, por suponer una clara y delicada excepción al marco jurídico establecido en nuestro ordenamiento y una amenaza al principio de seguridad jurídica.

 

Existe, sin embargo, jurisprudencia del Tribunal Supremo en la que se aplica la doctrina rebus sic stantibus, si bien de forma limitada y restrictiva, previo análisis exhaustivo de las circunstancias y solo ante la concurrencia de ciertos escenarios y condiciones muy acotados y cada vez más perfilados en las Sentencias del Alto Tribunal.

 

Lamentablemente, con ocasión de la grave situación generada por la pandemia del virus Covid-19, la cláusula rebus sic stantibus ha alcanzado gran protagonismo en la actualidad jurídica, como ya pasó tras la crisis económica de 2008. Es por ello que aprovechamos para señalar, por un lado, algunas de las sentencias más relevantes al respecto, y, por otro, distinguir los presupuestos necesarios para que su aplicación pueda ser estimada por parte de un tribunal.

 

En cuanto a la ya copiosa jurisprudencia relativa a la cláusula rebus sic stantibus, señalar las siguientes sentencias por lo esclarecedor de su contenido y fundamentos:

  • Sentencia del Tribunal Supremo número 820/2013, de 17 de enero.
  • Sentencia del Tribunal Supremo número 333/2014, de 30 de junio.
  • Sentencia del Tribunal Supremo número 455/2019, de 18 de julio.
  • Sentencia del Tribunal Supremo número 156/2020, de 6 de marzo.

 

En relación a los presupuestos o requisitos que han de servir de base para una posible apreciación de la cláusula rebus sic stantibus, destacar:

  • En primer lugar, es necesario que se produzca una alteración extraordinaria de las circunstancias existentes en el momento de la formalización del contrato.
  • Debe darse, a consecuencia de lo anterior, un desequilibrio desmedido respecto a las prestaciones recíprocas de las partes, de forma que el contrato se torne excesivamente oneroso. Debe existir un claro nexo de causalidad entre la circunstancia sobrevenida y la imposibilidad o extrema dificultad de una de las partes para cumplir las obligaciones pactadas.
  • Ha de tratarse de situaciones totalmente imprevisibles e impensadas, cuya aparición fuera del todo improbable en el momento de contratar; tanto así que, en caso de haberse conocido esta posible circunstancia futura, las partes no hubieran llegado a pactar.
  • Es importante que no exista un modo alternativo de reequilibrio de las prestaciones, o pacto expreso de las partes con el fin de reequilibrar las obligaciones.
  • La aplicación de la cláusula rebus sic stantibus se reserva para contratos de larga duración, según establece la reciente Sentencia del Tribunal Supremo número 156/2020, de 6 de marzo, antes citada.

Si tiene cualquier duda puede consultar con nuestro departamento juridico. Asesoramiento Jurídico

 

Escribe tu palabra de búsqueda y pulsa Intro para buscar