Nulidad de las comisiones cobradas por las entidades financieras

Recientemente el Tribunal Supremo se ha pronunciado sobre la nulidad de determinadas comisiones cobradas por las entidades financieras, en concreto:

·       Las comisiones deudoras por saldo excedido o descubierto

·       Comisiones de reclamación de pagos pendientes de prestamos o tarjetas de crédito o debito.

Las razones que dan los Tribunales para declarar la nulidad de estas cláusulas las encontramos en la normativa bancaria y la jurisprudencia que la aplica.

Hay que partir de la base de que el Banco de España admite la validez de las comisiones siempre que respondan a un servicio efectivo al cliente bancario.

En esta materia es de aplicación la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios. El artículo 3 de la citada Orden EHA/2899/2011 establece que

” Sólo podrán percibirse comisiones o repercutirse gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”.

Si no hay servicio o gasto, no puede haber comisión. Por lo tanto, no sería exigible y las previsiones que lo contuvieran no serían aplicables.

En este mismo sentido se pronunció el Banco de España por Circular 8/90, de 7 de septiembre, sobre transparencia de las operaciones y protección de la clientela (actualmente Circular 5/2012, de 27 de junio). La norma tercera en su apartado tercero dispone:

” Las comisiones y gastos repercutidos deben responder a servicios efectivamente prestados o gastos habidos. En ningún caso podrán cargarse comisiones o gastos por servicios no aceptados o solicitados en firme por el cliente”.

La cláusula de comisión por descubierto o de reclamación de posiciones deudoras priva al cliente de la posibilidad de conocer el medio de reclamación que se va a emplear y por el que se le cargan 30 euros o la cantidad estipulada.

Tampoco permite saber cuánto se le carga, o en cuántos días debe regularizar la situación o atender la reclamación, lo que entiende vulnera el artículo 86 Texto Refundido Ley General Defensa Consumidores y Usuarios.

Se vulnera también el artículo 87.5 LGDCU , no hay servicio o gasto que se preste al cliente. Cuando la entidad financiera dispone el cobro de una comisión por reclamación de posiciones deudoras con cargo al cliente, percibe una cantidad por un servicio inexistente, que se presta a sí misma, por ser propio de su objeto social.

Si se reclama un crédito por la entidad financiera, el coste que supone a ella corresponde pero no al consumidor.

No puede la entidad endosarle al cliente, sin perjuicio de que se indemnice al acreedor por el cumplimiento tardío o forzoso con el interés de demora que se haya pactado. Si lo hace, como es el caso, está imponiendo al consumidor gastos que por ley corresponden al empresario. Es decir, se vulnera el art. 89.3 LGDCU.

Para recuperar esas comisiones hay que reclamar ante la entidad financiera la información de las cuentas corrientes, detectarlas y reclamar ante la entidad su devolución.

Desde Strategia Consultoria nos encargamos de los tramites y reclamaciones y cobramos nuestros servicios en función de las cantidades recuperadas.

 

Escribe tu palabra de búsqueda y pulsa Intro para buscar