INGRESO POR MÍNIMO VITAL. Requisitos e importes

 

Se ha publicado en el BOE el régimen del Ingreso del Mínimo Vital,  boe-a-2020-5493, Real Decreto-ley 20/2020, de 29 de mayo, por el que se establece el ingreso mínimo vital, que tiene por objeto la creación y regulación del ingreso mínimo vital como prestación dirigida a prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social de las personas que vivan solas o integradas en una unidad de convivencia, cuando se encuentren en una situación de vulnerabilidad por carecer de recursos económicos suficientes para la cobertura de sus necesidades básicas.

 

Beneficiarios 

Podrán beneficiarse de esta ayuda las personas que, encontrándose en una situación de vulnerabilidad, tengan entre 23 a 65 años (o, si cuentan con un menor a cargo, sean mayores de 18) e integren una unidad de convivencia, la cual se entiende que se sigue manteniendo si se tiene que separar por cuestiones de trabajo, estudios o motivos médicos.

Además, también se podrán acoger a la prestación las personas de entre 23 a 65 años que no formen parte de otra unidad de estas características y hayan “vivido de forma independiente” desde, como mínimo, tres años antes de hacer la solicitud. La norma define este concepto como haber estado de alta en el régimen de la Seguridad Social durante al menos doce meses y vivir en un domicilio distinto al de los padres. Estas condiciones desaparecen en el caso de las víctimas de violencia de género o trata de seres humanos y explotación sexual.

Desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley, se verá reconocido de oficio este derecho a las familias que estén recibiendo una asignación económica por hijo o menor a cargo sin discapacidad o con una inferior al 33%. Asimismo, la percibirán aquellos que reciban otras rentas mínimas o ayudas similares pero, en su conjunto, el importe sea inferior al del IMV.

Requisitos

Para poder acceder al Ingreso Mínimo Vital se deberá contar con una “residencia legal y efectiva en España” y haberla tenido de forma continuada e ininterrumpida durante el año anterior a solicitar la prestación. De nuevo, este requisito no se exige a las víctimas de violencia de género, la trata de seres humanos y explotación sexual y los menores incorporados a la unidad de convivencia por adopción, nacimiento o guarda.

De igual manera, es necesario demostrar que se vive en una situación de “vulnerabilidad económica”, lo que el Real Decreto-ley fija en que el promedio de ingresos mensuales sea, al menos, diez euros inferior a la cantidad que el IMV tiene previsto para sus casos.

Para la cuantificación de dicha cantidad se tomará como referencia el patrimonio e ingresos del ejercicio anterior o del tiempo transcurrido en 2020, si esta vulnerabilidad ha sobrevenido durante este año y se dan unas circunstancias excepcionales (no percibir la prestación por desempleo y tener unos ingresos en 2019 que no superaran el 50% los límites fijados por el IMV).

En lo referido al patrimonio, no se incluirá la vivienda habitual pero sí conceptos como otros inmuebles, cuentas bancarias y depósitos y participaciones en planes o fondos de pensiones. Finalmente, antes de pedir la ayuda, estas personas tendrán que haber solicitado aquellas a las que tienen derecho y, en el caso de estar parados, constar como demandantes de empleo.

Cantidad percibida

La prestación se cobrará cada mes. Cuando quien la cobre sea una persona individual, la cantidad será el equivalente al 100% de la pensión no contributiva de cada año. En este, 461,5 euros. En el caso de que los solicitantes formen parte de una unidad de convivencia, esta cuantía aumentará en 138,4 euros por cada persona ‘adicional’. En las familias monoparentales, el complemento será de 100 euros. Todo, hasta llegar a un máximo al mes de 1.015 euros.

En paralelo, a quienes se reconozca esta prestación hasta diciembre, se les exonerará del pago de la matrícula universitaria del curso 2020-2021 y les serán gratuitos los medicamentos con receta.

Solicitud

La solicitud se hará “preferentemente” a través de la web www.seg-social.es o de los otros canales telemáticos que tiene habilitado el Instituto Nacional de la Seguridad Social, que cuenta con un “plazo máximo de tres meses” para tramitar la solicitud. A partir del 15 de junio podrán empezarse a presentar las peticiones y, quienes lo hagan hasta el 15 de septiembre, cobrarán el IMV de forma retroactiva desde el 1 de junio.

Escribe tu palabra de búsqueda y pulsa Intro para buscar