IMPORTANTE NOVEDAD: CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE PRESENTACIÓN DE LAS CUENTAS ANUALES EN EL REGISTRO MERCANTIL

Ha surgido una novedad importante en el ámbito mercantil, mediante el Real Decreto 2/2021, de 12 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas.

A partir de ahora, además de sufrir el cierre provisional de la hoja registral, las empresas comenzarán a ser sancionadas ante la falta de presentación de las cuentas anuales correspondientes a tres ejercicios. El registrador mercantil asumirá en adelante la labor de suministrar los expedientes con los incumplimientos, el ICAC sancionará y la AEAT cobrará las multas impuestas a los incumplidores. Por su parte, Hacienda prevé la retirada del NIF, por lo que la mercantil en cuestión será eliminada en el Registro, lo que supondrá su extinción jurídica.

Una de las obligaciones que la Ley de Sociedades de Capital (en adelante, LSC) impone a los administradores de una mercantil es la formulación de las cuentas anuales (art. 253 LSC), lo que ha de llevarse a cabo en el plazo máximo de 3 meses contados a partir del cierre de cada ejercicio. Tras ello deberán aprobarse, por Junta General, dentro de los 6 primeros meses contados a partir del cierre del ejercicio.

La presentación de las cuentas anuales deberá realizarse antes de que finalice el mes siguiente a la fecha de aprobación de éstas por la Junta General. Es decir, que el día final para presentarlas será el último día del mes siguiente al que se hayan aprobado. Por ello se entiende con carácter general que el final del plazo para presentar las cuentas en el Registro Mercantil es el 31 de julio.

Sin embargo, la falta de presentación de las cuentas anuales no ha venido suponiendo hasta el presente ningún problema para la mercantil ni para su administrador, más allá del cierre de la hoja registral (art. 282 LSC), que impide que pueda ser inscrito en el Registro Mercantil documento alguno relativo a la sociedad en cuestión. En cuanto al régimen sancionador (art. 283 LSC), lo cierto es que en la práctica no se suele aplicar, por lo que se genera una suerte de impunidad respecto a la empresa ante la falta de presentación de sus cuentas anuales en el Registro Mercantil.

La realidad anteriormente descrita sufre un importante cambio con la llegada del Real Decreto 2/2021, de 12 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley 22/2015, de 20 de julio, de Auditoría de Cuentas.

Desde su entrada en vigor, el pasado 1 de febrero, se establece el siguiente régimen sancionador:

  • Sanción del 0,5 por mil del importe total de las partidas de activo, más el 0,5 por mil de la cifra de ventas de la entidad incluida en la última declaración presentada ante la Administración Tributaria. El original de la última declaración se deberá presentar en la tramitación del procedimiento.
  • En caso de no aportar la declaración tributaria, la sanción se establece en el 2% del capital social según los datos que obren en el Registro Mercantil. Si se aporta la declaración tributaria, y el resultado de aplicar estos porcentajes a la suma de las partidas del activo y ventas es mayor que el 2% del capital social, se cuantifica la sanción en este último, reducido en un 10%.

 

Para cualquier duda puede dirigirse a nuestro departamento jurídico Asesoramiento Jurídico

Escribe tu palabra de búsqueda y pulsa Intro para buscar